¿ACEITE LIMPIADOR O BÁLSAMO? ¿ES TU DILEMA?

Los limpiadores a base de aceite ya los conocemos por ser el primer paso de la rutina coreana y de la famosa «doble limpieza». Estos aceites se encargan de remover con efectividad y facilidad la primera capa de suciedad de la piel; eso incluye las impurezas, suciedad, sebo, contaminación, protector solar, o maquillaje, que hayamos tenido durante el día.

Dentro de este primer paso, también se encuentran las aguas limpiadoras con tratamiento y las aguas micelares, pero, como estamos hablando de los limpiadores a base de aceite, es común encontrarnos con que hay productos de aceite tipo líquidos o en formato de bálsamo. De ahí que muchos se pregunten, «¿hay una diferencia? ¿alguno es mejor que otro? ¿cuál me conviene más?, etc» No solo eso, si es la primera vez, incluso te preguntarás si acaso el aceite deja la cara aceitosa o grasa, e incluso cuestionarte si hay que aplicarlos 2 veces al día, ya que la rutina lo dice así.

Primera respuesta: no, los limpiadores a base de aceite no dejan la piel aceitosa ni grasa, solo la hidrata, nutre y suaviza. Además, es uno de los productos más higiénicos porque lo que toca, no se queda como residuo ni penetrando como tal, ni es pegajoso. Y para quien va a recién aplicarlo al rostro, siempre es mejor hacerlo de forma directa sobre la cara, y luego echar agua para masajear y enjuagar. Sentirás una sensación limpia y refrescante casi instantánea.

En cuanto a los bálsamos, es una textura distinta, ya que es suave y más consistente a la vez. En pocas palabras, la textura tipo ‘manteca’. Los bálsamos realizan la misma función, pero si tuviéramos que marcar una diferencia, los bálsamos son aún más efectivos a la hora de retirar el maquillaje, por ejemplo, si fuera tu prioridad, y su producto suele rendir durante más tiempo. Además, al no ser líquido, es más fácil llevarlo contigo e incluso viajar con el, llevándolo en tu maleta de mano. La cosa es que, requiere más esfuerzo a la hora de enjuagar el rostro y retirarlo, lo cual puede ser un problema para aquellos que tengan prisa.

También deben saber que, la mayoría de los limpiadores de aceite suelen ser en su textura líquida, y de ahí que se encuentre una mayor y mejor variedad para decidir dentro de este formato. No obstante, también se darán cuenta que hay formatos de bálsamo en forma de barra o stick, que son muy prácticos.

Pero bueno, que sepan que ningún limpiador a base de aceite saca granitos, deja la cara grasa, va a tapar tus poros, ni hay que ‘temerle’ por el hecho de llevar la palabra aceite. Y sí, hay que realizar la rutina de los 10 pasos tanto de día como de noche, de ser posible. Y tanto el limpiador de aceite líquido como el bálsamo, hacen lo mismo. O sea que, realmente la decisión es personal, y no es que uno sea mejor que el otro.

No olviden que el limpiador de aceite debe ser el adecuado para tu piel (si es seca, grasa, mixta, sensible…), y que tenga los ingredientes necesarios para el resultado que buscas.

¡Elije el que más te guste y obtén una piel radiante! Sea el que sea, tu limpiador es imprescindible.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: