¿CUÁL ES LA DIFERENCIA ENTRE UN SÉRUM Y UNA ESENCIA?

Como sabemos, las coreanas realizan su rutina de belleza en 10 pasos que consiguen limpiar el rostro en profundidad, para luego irle dando el cuidado y tratamiento que necesita, y así obtener los resultados deseados.

Una de las cosas que distingue a esta rutina, es el hecho de que se basa en un método ‘Layering’, osea, que usa productos que van actuando capa por capa en la dermis. Es ahí donde entra la importancia del uso de esencias y sérums antes de llegar a la crema. Por dicha razón, vamos a ver qué diferencia hay entre usar una esencia o un sérum, y el porqué es importante aplicar ambos en la rutina.

LA ESENCIA

La esencia es un tratamiento efectivo que no debe confundirse ni con un tónico ni con un sérum. La esencia es la base que va a multiplicar los efectos de los productos que le seguirán, después de haber sido aplicada. Además, también retira las células muertas y proporciona hidratación a la piel, antes de aplicar los pasos siguientes, de forma que la piel lo conserva aunque continúe con otros tratamientos.

Las esencias suelen ser suaves, tipo acuosas, o incluso como geles o cremosas. Todas pueden responder a las necesidades que cada quien busca para su tipo de piel y lo que desea conseguir en conjunto con los tratamientos que también llevará tanto tu sérum como la crema.

EL SÉRUM

Así pues, el sérum es el paso intermedio entre la esencia y la crema. Este producto es de textura ligera o casi acuosa, y su formato más popular es en forma de ‘gotero’. Al tener este tipo de textura, con ponerse poca cantidad en las áreas a tratar, es más que suficiente. Además de que, no hay que olvidar aplicar parte de ello en el cuello, un área también sensible y que hay que mantener.

Se podría decir que el sérum ya es un tratamiento altamente concentrado para tratar algún problema o necesidad en concreto. Los sérums también son conocidos por llevar concentrados altos en vitaminas o antioxidantes, ideales para lo que cada quien busca. Y lo más importante, es que penetra en la capa más profunda de la dermis, preparándose para luego utilizar la crema; la cual, ya se queda en una capa más superficial para sellar todo este tratamiento, mientras ella también actúa, y no dejar escapar esa húmedad, hidratación, y beneficios, que nos ha proporcionado la esencia y el sérum.

No olviden que el sérum es recomendado a las pieles con más de 30 años, debido a que el rostro ya no actúa ni guarda la misma húmedad e hidratación. Si tienes menos de 30, entonces con una esencia es suficiente, y te ahorras el paso del sérum.

Así que, ya sabes ¡utiliza ambos para tener esa piel sana y radiante que buscas!

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: